Ella ya no lloraba por la tristeza, lloraba por la rabia que le daba saber que no valía nada para alguien.